La Cultura en Cuarentena

06.04.2020

El repliegue de las personas al interior de sus hogares debido a la pandemia de coronavirus ha impactado fuertemente el mundo organizacional e institucional. En este escenario los trabajadores del arte y la cultura crean nuevas rutas para para llegar al público.

Fabiola Aburto Prieto

Entrevistamos a Carmen Gloria Larenas, directora general del Teatro Municipal de Santiago quien reflexiona al respecto: "El medio cultural ha sido muy golpeado no sólo por el coronavirus sino que también a partir del estallido social de octubre pasado. Esta nueva situación nos pone a todos quienes estamos en este medio un desafío adicional para poder salir adelante y ver la manera continuar".

Son tiempos de transición donde las personas son fundamentales en el ejercicio de soltar antiguas estructuras. ¿Cómo lo percibe usted?

Es importante la capacidad de cada uno de nosotros y de las organizaciones de ser flexibles, estamos enfrentados a la necesidad y el imperativo de ser flexibles, creativos e innovadores, de no aferrarnos a estructuras que hoy no están funcionando por distintas razones. Van a haber cambios profundos después de toda esta crisis según lo que dicen los expertos.

-Es la construcción del cuerpo grupal lo que mitiga la angustia e incertidumbre...

Muchas preguntas las vivimos con cierta angustia, y a veces no tenemos respuestas. Estamos trabajando el sentimiento de cuerpo en las actividades escénicas, el conjunto, en un ballet, en una ópera, en un concierto con la orquesta es muy importante, así es como se trabaja. Nosotros conocemos lo que es trabajar en el conjunto, es parte de nuestra actividad, estamos reforzando ese sentimiento y tratando de manejar la incertidumbre de la mejor manera posible.

-Tiempos de reorganización, cuidado de otros y autocuidado...

Como todas las organizaciones estamos monitoreando la situación, día a día tenemos reuniones permanentes a la distancia, no existen demasiadas certezas, pero estamos muy atentos a todas las decisiones que se están tomando, fuimos probablemente la primera organización cultural en proyectar la suspensión de las actividades hasta el mes de mayo, lo que anunciamos hace semanas atrás pensando en cuidar a nuestros trabajadores y el público.

-La caída financiera una dimensión más de la cual hacerse cargo...

Actualmente estamos trabajando con el equipo artístico y administrativo en la reprogramación de la mayor cantidad de obras posibles de las que fueron suspendidas: el ballet Carmen, la ópera La Flauta Mágica, algunos conciertos y las actividades del Pequeño Municipal. De no ser posible los vamos a hacer el año 2021. Seguimos adelante, es difícil saber cuándo se van a retomar todas las actividades por lo que estamos manejando varios escenarios suponiendo que retomamos en junio, suponiendo que es después y lo estamos trabajando en todas las áreas, la artística, técnica, administrativa, de gestión y de presupuesto.

Por ahora nosotros hemos suspendidos y postergado las obras, estamos agradecidos del público porque han sido muy comprensivos de la situación y la mayoría de las personas están esperando ver cómo se desarrolla el año en esa materia. Creamos también para quienes ya habían comprado sus entradas una cuenta corriente donde el importe de ellas o de ese aporte quede a su disposición y puedan comprar entradas para otros espectáculos que se realicen en el año y para los que se re-agenden para el 2021.

El teatro sigue en movimiento

Cuerpos, voces y música se unen en la distancia más allá de las fronteras sanitarias afinando instrumentos y preparando nuevas obras para ser exhibidas en dimensiones virtuales.

"El caso de los bailarines es el más extremo porque es una actividad física y requiere de condiciones de espacio, de temperatura para saltar, girar, en fin. El maestro de la compañía Cyril de Marval está haciendo clases on line todos los días a las 11:00 de la mañana a través de su cuenta de Instagram y también la del teatro a la que pueden unirse otros bailarines y otras personas. Los bailarines se unen, hacen su clase, cada uno nos envían videos, les hemos pedido que nos mantengan informados y la dirección del ballet Marcia Haydée, Luz Lorca y Luis Ortigoza están en contacto con ellos de manera de mantener el vínculo para que no nos sintamos tan desperdigados. En el caso del coro realizan ejercicios y preparaciones vocales en sus casas, les hemos enviado partituras de las óperas que vienen para que puedan estudiarlas, repasarlas e irlas practicando. Con los músicos ellos están ensayando en sus casas. Es una situación nueva y si miras las redes sociales de las compañías del mundo estamos todos en lo mismo, cada uno haciendo lo máximo que puede en este contexto", explica Carmen Gloria Larenas.

-Vínculo con el público una forma relación que vino para quedarse...

Hemos desarrollado la idea de Municipal Delivery, que ha sido un regalo, hasta ahora nos ha traído puras satisfacciones, la respuesta del público ha sido increíble, los artistas también han estado con nosotros en esto. Hemos descubierto que hay una manera de conectarnos que habíamos explorado tímidamente con algunos streaming en el pasado. Las personas nos han hecho saber con mucho cariño y muy positivamente que ha sido un momento de compañía, de consuelo de conectarlas con otras cosas, es difícil de explicar. En la plataforma hay estrenos de óperas y ballet, también compartimos material para los docentes y las familias para que puedan hacer actividades ligadas a las expresiones artísticas en su casa.

Pensamos la forma de potenciarla en el futuro para no perder esta conexión más allá de este tiempo.

­-El arte: un espacio de encuentro...

Creo que el arte y la cultura en general tienen la característica de ser espacios de encuentro. Es de una riqueza enorme porque permite contactarse con universos personales y también ver temas contingentes desde otra perspectiva. El mundo cultural tiene mucho que hacer para llevarle consuelo a las personas, llevarles esperanza, curiosidad, belleza en un sentido profundo y estético, así que creo que tenemos un rol muy activo. Por eso es importante que como sociedad y como país tengamos la convicción de que apoyar el medio artístico en general, a organizaciones grandes y pequeñas, compañías de teatro, de danza, música y otras, tiene sentido.